Microinteracciones - Tinder

Microinteracciones a partir de Tinder

  |   Móvil   |   No comment

Recientemente un amigo (en serio que es un amigo) se instaló una app llamada Tinder. Muchos de vosotros la conoceréis. Aparte de las risas que nos provocó su selección de fotos para la galería, fue interesante verle interactuar por primera vez. La curva de aprendizaje, por su interés, fue bastante rápida con lo que pude ver varios aciertos y errores de planteamiento. Por un lado, habían cambiado el uso habitual de algunos gestos. Eso provocó un uso no deseado de la misma y, en consecuencia, unos resultados tampoco deseados: el muchacho marcó como “Like” unas 100 fotos antes de darse cuenta. Por otro lado, había otros que esperaba que funcionasen y no funcionaban: ampliación, por ejemplo. La App es muy simple y parece divertida, pero no ha tenido en cuenta algunos de los “mandamientos” que incluso Apple da en su guía oficial de diseño de aplicaciones (aquí un resumen de 8 puntos).

 

Las cartas, boca arriba.

Hace poco leí un artículo de FastCompany (que no he conseguido localizar) que me dio una pista sobre un tema que hacía tiempo que me rondaba la cabeza sobre la UX y la UI en los dispositivos móviles. En concreto, en los smartphones.

A lo largo de este tiempo he encontrado que la mayoría de Apps y Web utilizan un sistema de timeline en scroll-down.  Al ser el primero que se popularizó en plataformas como Instagram y Twitter, ha sido el que se ha extendido con mayor rapidez. Recientemente, pero, se ha reintroducido algo que había prácticamente desaparecido: las interficies de una pantalla, también conocidas como decks y cards (mazos y cartas).

 

Microinteracciones en una pantalla

Cuando un usuario se enfrenta por primera vez a una app o una web, se basa en lo que ya conoce. Y esto son los gestos básicos aprendidos de interacción con el dispositivo: tap, doble tap, slide en cualquier dirección, ampliar a dos dedos… Lo interesante de los decks y sus cards es su simplicidad: permiten un uso de estos gestos para lograr respuestas inmediatas, como si de un juego se tratase y, a la vez, utilizar distintos grados de profundidad de contenido. Cada grado, vuelve a convertirse en una carta en un nuevo mazo, simple y estructuralmente igual a la anterior. Siguiendo con la idea del juego de cartas, sería como tener distintos mazos sobre los que vas pasando y, en cuanto te paras en uno, puedes  ir investigando carta por carta, darle la vuelta, ver el resto de las de ese mazo. Este conjunto de microinteracciones, es lo que hace que la experiencia de usuario se convierta en un juego, algo lúdico. No se trata de un timeline por el que navegar, se trata de pequeños focos de atención con los que se puede interactuar o desechar o desechar. Al fin y al cabo, buscas una acción (o reacción) que puede simplificarse a un acto ya que el resto el usuario ya las conoce de antemano. Una respuesta que casi se puede simplificar en ¿te interesa o no esta carta?

 

Diseñar para decks

Hablo de diseño entendido como un pensamiento global tanto de forma como de contenido. Y de eso se trata. Diseña tu pregunta. Diseña tu camino, tus mazos, tu contendo. Pero hazlo pensando en como se puede acabar simplificando en una pregunta de respuesta cerrada: sí o no. Diseña para que quepa en una pantalla, para que se entienda en esa pantalla y no juegues con los sentimientos de tus usuarios que creerán que se puede ampliar una foto y no les dejas (eh, ¡señores de Instagram!). Y, sobretodo, simplifica.

Gestures

Sigue el link para ver un documento curioso al respecto…

 

A esto se le puede sacar pasta. #Regaloidees

Las microinteracciones en decks no son sólo útiles a este nivel, sino que pueden aplicarse a casi cualquier proceso complejo para simplificarlo. Rompen el concepto de tiempo dedicado. Imaginemos, por ejemplo, que nos interesa que nuestros usuarios nos den datos sobre ellos mismos. Si fragmentamos esas peticiones, las repartimos en el tiempo de uso de nuestra app o web y les damos pequeños premios, es fácil que vayan completándolos como parte del uso de la misma sin que tengan que enfrentarse a un interminable cuestionario que jamás rellenarán.

 

No Comments

Post A Comment